Reemplazar al cuerpo es imposible. Intentemos pues dejar de humillarlo. A veces no dejamos de construir diques a través de nuestro cuerpo. Diques construidos en la misma piel, hechos de músculos anudados, apretados. Incluso existen órganos estrangulados por su envoltura muscular.

Cuando uno estira de un lado la musculatura, esta, se anuda del otro en forma instantánea. Todo ello gracias al sistema nervioso al que poco le importa saber como se las arreglarán los músculos. Todo lo que quiere es que las órdenes venidas de arriba sean ejecutadas con  rapidez.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Gmail
  • LinkedIn
El sistema nervioso se las arregla a veces para que no sepamos nada del dolor que amenaza Impide el movimiento de los músculos forzados y doloridos, los inhibe. Los músculos periféricos vecinos cumplen un lugar de los músculos doloridos las órdenes llegadas del cerebro.

Las fibras de las cadenas musculares se adhieren a los huesos por medio de sólidos tendones. La mayoría de las deformaciones corporales se originan por un exceso de fuerza de la musculatura posterior.

“El cuerpo necesita ser liberado” para que emerja su forma.