Entiendo que marioneta es una persona que no tiene capacidad o que ya ha perdido la decisión o voluntad propia, y que obedece a los designios o intereses de otros.

Colgamos de los hilos de la droga, manipulamos gracias a un conjunto de sustancias o comportamientos adictivos con los que se cobra movimiento.

Nos convertimos en figurillas con articulaciones sencillas  para poder ser manipulables otra vez y volver a ser débiles de presencia; y, de ese modo, justificarnos con nuevos consumos.

Nuestra eterna sensación es de una falta de sostenibilidad en la misma vida. Por eso precisamos de los hilos. Sin ellos nos sentimos sin sostén.

En el momento de la decisión de rehabilitarse, de no consumir mas, de vivir sin tóxico desaparecen esos hilos que creíamos nos sostenían.

La droga ya no aparece a diario, nos sostiene el vacío, el eterno miedo a caer hace que volvamos a sufrir pero de otra forma, identificando las situaciones y poniendo nombre a las sensaciones reales… dejamos por fín de ser marionetas.

Poco a poco, ese vacío es el que se llena, con trabajo y esfuerzo en la recuperación, de esperanza y de una nueva y mejor vida.